martes, 23 de junio de 2009

El Armario de Lulú a lo garçonne!!

Los dorados años veinte fueron la época del jazz, del charlestón, de los cortes de pelo a lo chico, de los labios pintados de rojo, del amor libre, de los cigarrillos, del control de natalidad y de las faldas cortas. O al menos, ésta es la imagen que ha quedado grabada en nuestra memoria, no? Y como épocas pasadas siempre han sido muy importantes para los diseñadores, esta temporada, los locos años 20 vuelven para darnos un pequeño respiro en estos tiempos difíciles y contagiarnos un poquito de la alegría y la locura de esos maravillosos años.


Durante los années folles y tras el horror de la guerra, todo el mundo quería divertirse. Las mujeres se incorporaron a la vida laboral, que estaba mejor considerada y mejor pagada que la ocupación de ama de casa y, por supuesto, empezaron a gastar ese dinero a su libre albedrío y sin rendir cuentas a nadie, su mayor inversión?? su propio aspecto! El culto a la juventud fue un invento de los años 20 (que los sesenta recuperó) y quien quería vivir plenamente su tiempo debía ser vivaz y despreocupado; se vivía a toda velocidad, se bebía alcohol para reponer fuerzas, se amortiguaba la sensación de hambre con nicotina y opio y se bailaba hasta caer rendido… mejor cura de adelgazamiento???? la garçonne no podía permitirse ni un gramo más!!!


En aquella época los hombres escaseaban: la proporción era de tres mujeres por cada hombre… quién soñaba ahora con el ideal de esposa y madre devota y abnegada?? Era infinitamente mejor el papel de vampiresa devoradora de hombres, como las que arrasaban en las películas. Y, así, todas las mujeres se cortaban el pelo, se maquillaban y perfumaban como si fueran grandes estrellas de cine… y como los hombres estaban en contra de todo esto, en concreto con aquel corte de pelo, muchas mujeres les hacían creer que, en un descuido, se lo habían quemado con una lámpara de aceite, una vela o un fogón.



En cuanto a moda, en 1925 el dobladillo de las faldas aún cubría las rodillas, pero dos años más tarde ya se permitía enseñarlas, ese instante marcó el nacimiento del estilo que hoy identificamos con los años veinte: un vestidito suelto con tirantes estrechos para las chicas modernas. Por primera vez en la historia de la moda, los vestidos de día eran tan cortos como los trajes de noche. La tela escaseaba así que había que aguzar el ingenio para confeccionar vestidos espectaculares con tan pocos medios. La solución sigue vigente: sugerir la desnudez.




Los complementos: se apreciaban no tanto por su valor material como por su capacidad de llamar la atención. Así, era más codiciada una boquilla larga, con la que se podía juguetear, que un collar de perlas, que no tenía porqué ser auténtico. La garçonne precisaba de un solo ojo para atisbar a posibles victimas que valieran la pena. El otro lo mantenía oculto como un pirata, por la noche bajo turbantes ricamente decorados y durante el día bajo el ala inclinada de pequeños sombreos muy calados. Quien sólo exhibe un ojo, quiere que éste destaque lo más posible!


Los zapatos: estaban concebidos para bailar, no podían ser muy abiertos o se hubieran caído al bailar el charlestón; se sujetaban con una tira alrededor del tobillo, el colmo de la extravagancia era forrar el calzado con la misma tela que el vestido.

Maquillaje: El corte de pelo se convirtió en patrimonio común, la imagen se completaba con ojos con raya negra, boca de pinón rojo oscuro y cejas cuidadosamente perfiladas. Maquillarse o darse polvos en público se consideraba inapropiado y, en consecuencia, extraordinariamente elegante. El maquillaje debía ser muy recargado, no importaba que resultara artifical. La garçonne compensaba la exhibición de su cuerpo con un rostro totalmente oculto tras los cosméticos. El principal objetivo era la provocación.



Coco Chanel dijo: "Todo lo que es moda pasa de moda" , pero también lo que fue moda vuelve a ser moda... y es que el look años 20 se ha colado ahora en nuestros armarios; hoy, la moda de los años 20 sigue vigente.
Este verano son muchas las firmas que nos presentan propuestas inspiradas en estos locos años, es nuestra oportunidad para ser una flapper!! trasladémonos al ambiente bohemio francés de los años 20 de la mano de El Armario de Lulú con la línea Charlestón, collares y broches realizados con ilustraciones típicas de antiguas revistas de moda, maniquíes posando con modelos holgados, perfectos para bailar el shimmy, y con vibrantes colores para alegrarnos cualquier camiseta básica este verano. Os los vais a perder????






16 comentarios:

Beatriz dijo...

Me encantaaa!

Chelo dijo...

Maravilloso el reportaje, me ha encantado leerlo y los collares me han dejado sin habla de bonitos que son!!!!

nualan dijo...

que preciosidad! me ha encantado!!

www.todoestilo.net dijo...

Fantástico el post! Me ha encantado! Y los diseños de la nueva colección son realmente impresionantes!

Enhorabuena,eres una artistaza!

Besos,

EleImperdible dijo...

Realmente geniales! Frescos y diferentes y con ese glamour que tu tienes!!!

Me encantan!! Qué pena de dinero... Jajaja!

Zepequeña dijo...

Darling, que originales!!!

Zepequeña.

Dreams dijo...

realmente bonito!!!!

Gasteizshopper dijo...

Preciosos!!! estás que te sales!!

Un besote

Beatriz V.P. dijo...

Bueno, bueno!!!! son espectaculares!!! enhorabuena guapa!!!!

Sara Li dijo...

Que bonitos!! Felicidades!!

Dolça Maduixa dijo...

Me encanta el post...y los collares son una maravilla!!!

Sole dijo...

Precioso tu blog, de todo mi gusto
La mùsica exquisita
Bello bello

Bendiciones

esther dijo...

si es que quien tiene arte con cualquier cosa se inspira, me encanta el tema

Sara dijo...

Preciosos los collares, te añadí a mi lista.

El taller de Curra dijo...

Geniales y super originales..!! me encantan estos collares..!!!!!

Madame Bizarre dijo...

Dios mio dios mio!! ¡¡Me encantan esos collares!! ¡¡Quiero uno!!